Reflexiones

¡Tengo que dar vida a mi imaginación!

-¡Tengo que dar vida a mi imaginación! – dijo mi hija. 
Y de repente todo se puso en su sitio.
Yo, que soy adulta, no sabría definir mejor esta necesidad imperativa de escribir que existe en mi. 
Una necesidad que la he tenido desde pequeña. 
He escrito 
diarioscuentospoesíasreflexiones… nunca las enseñé a nadie. 
Hace muchos años mi hermana rescato del cubo de basura mi viejo cuaderno con mis 
poesías infantiles y adolescentes. Ella estaba orgullosa de mi. Yo a cambio me avergonzaba de ello, no creía que lo estaba haciendo bien, o que podría ser interesante para alguien más a parte de mi, pero a la vez no podía dejar de escribir… Después llegó el internet y la posibilidad de publicar sin ser reconocida. 
Después en mi vida han aparecido amigos de verdad a los que pude descubrir un poco mi verdadero YO. Y después llego mi 
Amor verdadero que definitivamente me dio el impulso que necesitaba y con quien me siento yo misma, y ya no tengo nada que esconder. Me trajo paz a mi vida y entendí que puedo escribir no solo cuando estoy mal, sino siendo feliz también. 
Y ahora mi hija me dio la respuesta al “porque”: ¿porque no puedo vivir sin escribir? 
Y a la vez me ayudó con el comienzo de esta nueva etapa de mi vida, darme a conocer, mostrarme tal como soy, sin miedo y sin vergüenza, compartir con el mundo lo que siento, lo que pienso, lo que he vivido y lo que viviré.