A solas con él…

Cierro los ojos e inmediatamente me siento a solas con Él, con mi amor incondicional: el Mar.
El sonido de las olas me relaja hasta tal punto que todo y todos desparecen, ni el bullicio de la playa, ni el murmullo de mis hijos puede intervenir en mi mundo en este instante.
Solo estamos el Mar y yo, le oigo, le escucho y Él me cuenta su historia.
El viento, su aliado, me acaricia como el mejor amante que jamás existió, las olas me llaman, susurran que me vaya con ellas.
En este momento de total relajación y a la vez excitación perfecta siento volar mi alma y solo quiero, deseo que mi cuerpo haga lo mismo.
Sólo Él es capaz de hacerme sentir la locura de evasión, solo el Mar.
Gracias por este momento de ausencia absoluta.

©Natalia Koer


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s